Archivo de la categoría: Manantial entre arenas

LETRAS

María del Carmen Delfín Delgado

Sostengo entre mis manos el universo atrapado entre dos puertas, esas que forman la portada de algún libro, me introduzco para mezclarme entre infinitas letras, variadas y bellas aparecen una tras otra como estrellas fugaces regadas en el firmamento de las hojas, saltan, viajan de una página a la siguiente, me salpican con su lluvia estelar encerrando mensajes, en constelaciones formadas por ideas iluminan mi intelecto. Estas letras me sonríen, me llaman tímidamente, las sigo, me observan confiadas, seguras están que entrarán en mi pensamiento teniendo como cómplices mis ojos.

Saltarinas las tomamos de la fuente donde el rocío salpica ariales, times new roman, calibris, lucidas; van creciendo como mayúsculas, desfilando minúsculas pero grandiosas en contenido, vestidas de gala cuando son letras capitales, cursivas se inclinan con la reverencia que merece el título o la frase famosa, las comillas las imitan colgándose como aretes al enunciado, y como las palabras no hacen distinción se bañan de color para convertirse en negritas, nadie las desprecia por su oscura apariencia pues dan fuerza a la voz que habla intensa para convencer.

Su lugar no solamente es el texto, están colocadas aquí y allá, su existencia nos envuelve, pernoctan con nosotros, amanecen con el sol y recostadas en la almohada, nos hablan al despertar después de haber jugado incoherentes en los sueños, nos invitan a desayunar flotando en la taza escondidas en el marrón del café para quedar envueltas en el incitante aroma, convirtiéndose en el mensaje que recrea la adivinadora, en el plato reposan coloridas sobre la fruta que recostada espera la mordida, nos incitan, nos deleitan, nos alimentan.

Hay letras que se columpian como las hojas en los árboles, su movimiento nos relaja, cuelgan en el lápiz balanceando la narrativa, su mensaje ruge como follaje movido por el viento, agitan los renglones cual rama crujiente a punto de caer por la fuerza del contenido. Otras perfuman los sentidos como hermosas flores, destilan la esencia en el sutil poema, adornan la idea con la belleza del adjetivo, se colocan en un florero sobre la mesa del pensamiento, para finalmente descansar como tendidas en el césped por la alegría de la lectura o saltar sobre la mano alojándose en los pliegues como mapa dérmico para leer el destino.

Son niñas traviesas, corren, ríen, juegan, se colocan el acento sobre la cabeza como vistoso moño, usan la virgulilla cual sombrero que se frunce al apretar la nariz de la eñe, saltan la cuerda con la u, una misma letra juega a ponerse la tilde en todas sus silabas para disfrazarse con diferentes significados, hacen alianza con sus amigas para formar palabras compuestas, otras se unen y son hermanas gemelas, así lo presumen la doble ele y la doble erre, la hache es muda pero dice mucho sobre la honestidad y la humildad, y las i  son tocayas con distinto apellido. Las góticas lucen su blusa de encaje, sus primas las manuscritas antiguas rebozan de elegancia, son estudiosas y se aplican para convertirse en letra magistral, les gusta jugar a las escondidas para confundir a la escritura cuando siendo diferentes, suenan igual.

Son como el agua pura del manantial que emerge de las entrañas de la tierra, brotan nobles, acuciosas, dispuestas a llevar en su torrente el mensaje transparente, incoloro, limpio, el mensaje purificante cuando otras aguas se muestren turbias y revueltas, y fluir llevando el dolor hasta la orilla del mar para que las olas de llanto lo diluyan muy lejos. También caerán como una tibia lluvia de verano llevando vida en las gotas de tinta para impregnarse en la fértil hoja de un amoroso momento, germinarán en las cartas, en los glosarios, en las invitaciones a un significativo evento, en legajos sellarán compromisos y revivirán momentos, serán la semilla de mil historias encerradas en un pliego.

Ellas nos visten con variados ropajes, nos abrigan el corazón con el mullido suéter tejido con sílabas positivas y amorosas, con la fuerza de la palabra lucimos con el ropaje que nos acomodan, con traje de héroe o atuendo de villano, los gentilicios nos ponen sombrero, acordeón o jarana. Significado y significante se confabulan para armar nuestro guardarropa personal.

Vuelan como hojas con el aire de otoño, recorren largas distancias atrapadas en remolinos que las mantienen en ocasiones tocando el piso y en otras muy alto como queriendo rozar las nubes, en el viaje son leídas, comprendidas, admiradas, aceptadas o rechazadas, son un papalote de ideas que parece inalcanzable pero que más adelante bajará a nuestro alcance. Tal vez alguien tenga razón cuando diga que las palabras se las lleva el viento.

Las letras son libres y al mismo tiempo están sujetas, sus reglas las mantienen en el lugar correcto, son rígidas, no permiten desacato, protegen la estructura que les da cuerpo, las defienden de todo maltrato, son las guardianas de su reputación. Aunque algunas se llamen graves, no están enfermas, las agudas no miden 90 grados, las esdrújulas (nombre derivado del italiano que significa resbaladizo) no lo son tanto, por el contrario, parecen atorarse en la lengua. Los signos de puntuación no las dejan solas, siempre junto a ellas para darles valor en la lectura, defendiendo las ideas para entregarlas íntegras al lector. Aunque algunas ya estén en desuso son parte de la familia abecedario.

Las letras también son mis cómplices, están en mi nombre y apellidos, ellas me dan identidad como persona, apoyan y avalan mis compromisos al quedar plasmadas en mi firma, como también lo hace la letra de cambio al resguardar mi dinero.

Hoy nos propusimos festejarlas, hacer una fiesta para que bailen, canten y cuenten, para que vuelen como serpentinas y se enreden en el pensamiento, para esparcirlas como confeti que cubra el cuerpo y el alma, para que todos terminemos con un rico sabor de boca degustando esta suculenta sopa de letras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las lacas miden nuestra madurez

Alberto Calderón P.

Nuestras etapas evolutivas tienen que ver con la creación de herramientas, la inteligencia se desarrolla debido a varios factores uno de los cuales los investigadores de los tiempos ancestrales indican que las lascas o hachas de mano van perfeccionándose a medida que el hombre evoluciona y es el indicador para medir los tiempos, en los periodos prehistóricos del manejo de la piedra.

Esto aunado a la posición bípeda desarrollada por el hombre primitivo, en un principio por accidente vio el filo en una piedra, posteriormente su imaginación vio un instrumento en una roca, fue perfeccionándola, esto le permitió rasgar, cortar, posiblemente en sus inicios la carroña, o la caza de animales pequeños y poderlos adecuar para su ingesta, evolucionó su dieta y se convirtieron en omnívoros, gracias a las calorías ingeridas permitió el desarrollo del cerebro. También los cambios físicos por permanecer erguidos hizo que su laringe descendiera dando como resultado condiciones propicias para el manejo de los sonidos vocales, al caminar también lo hizo su ritmo para respirar, mejorando la calidad de la articulación de los sonidos, fue modificando la estructura de la mandíbula, así sus músculos faciales fueron más finos y el manejo voluntario de la lengua le permitió mejorar aun más los sonidos de las cuerdas vocales para poder paulatinamente contar con diversas formas fonéticas y diferenciar algunos elementos asignando ruidos variados emanados de su boca para indicar objetos y otros. Esto también generó un sentido de unidad, lo que inicialmente fue un caos social con las hordas se fueron convirtiendo con el tiempo en el reconocimiento del núcleo de pertenencia social incipiente entre sus parientes más cercanos. La evolución de los utensilios de piedra, sirvieron para crear otras herramientas al paso del tiempo, vale decir que no se trata de hacer un estudio de las etapas evolutivas del hombre con mayor especificidad, es con fines ilustrativos de su paso por el tiempo destacando algunos aspectos.

Las grandes piedras colocadas intencionalmente pudieron servir en algún momento como contravientos, pero no solo eso, también las piedras jugaron un papel importante como símbolos y es que 3000 años antes de la era cristiana se inicia el orden biológico con la domesticación de animales y el incipiente inicio de la agricultura, el cuidado de estas dos formas de vida pasaban por ciclos de nacimiento, desarrollo, evolución y muerte, esto tenía que ver con el clima, el sol, la lluvia y el frío, estos fenómenos atmosféricos incomprendidos debían contar con un orden divino.

La observación del cielo tanto en la antigüedad como hasta la fecha sigue siendo un enigma para nosotros, observaron el tiempo del brote de las flores, el de las cosechas, cuando sembrar y cuidar de las plantas, esto tenía que ver con un ciclo o varios, así inicia la astrobiología, esa relación entre los seres vivos y el movimiento de los astros, entre el cielo y la tierra, surgieron los dioses del tiempo y los fenómenos atmosféricos. Por imitación se llegó a la repetición de los momentos y de los ciclos de la siembra y la cosecha, el crecimiento de los animales y su consumo poco a poco evolucionó el lenguaje, surgieron los símbolos para representar las ideas, estos elementos se dieron en la era megalítica con la utilización de piedras como la residencia de las almas, los círculos culturales de piedras, la ornamentación física a base de pintura o collares y los sonidos para crear un puente con el pasado y sus muertos.

Xalapa2000@hotmail.com

Integrante de la Red Veracruzana de Comunicadores A. C. (REVECO)

Integrante de la Red de Escritores por el Arte y la Literatura A. C. (REAL)

Origen y vanidad

Alberto Calderón P.

La lejanía del tiempo nos lleva al antiguo dios de la mitología griega Eón, los romanos lo toman para si como un dios supremo, imparcial, es la representación misma del tiempo eterno sin principio ni final.

Así es la cronología del ser humano, no se sabe realmente cual fue su inicio y hacia a donde se dirige, estamos aquí ahora después de miles de años, somos partícipes de una fracción de la evolución de la tierra y de nuestra especie. La tierra para formarse lo que ahora vemos, se necesitaron miles de millones de años, en principio de nuestro sistema solar y por ende, de este nuestro planeta, una vez instalada, surgió un fenómeno hasta el momento único, la vida. Somos tan pequeños y lejanos a otros astros que no sabemos si existe vida en otros: planetas sistemas solares, galaxias e infinidad de formas astronómicas que descubrimos mientras la ciencia avanza a pasos agigantados para ver, no para ir a lugares remotos de nuestro universo. De lo que si estamos seguros es que en el nuestro se gestó entre los 4500 y 3500 millones de años, las bacterias y arqueas ellos fueron los primeros en llegar, organismos unicelulares y los estromatolitos, ellos fueron los primeros en liberar oxígeno mediante la fotosíntesis. La evolución condujo a la oxigenación de la atmósfera, sin embargo, ya existían las primitivas formas de vida antes de la llamada gran revolución del oxigeno hace unos 2500 millones de años, los organismos se empezaron a multiplicar con la presencia del oxígeno que les sirvió a su metabolismo, esta evolución generó organismos multicelulares y que se especializaron las células en funciones específicas, especializadas.

Pero que tiene que ver el origen de la vida explicada de forma tan general, con las flechas petrificadas, pues verán menciona el genetista francés Andre Langaney en su libro por cierto muy bueno, ameno y recomendable La historia más bella del hombre. Cómo la tierra se hizo humana. Menciona que el hombre no desciende del mono, dice categórico que el hombre es una variedad de mono, del que nos hemos querido desligar desde siempre viéndolo como un salto evolutivo en la historia del ser humano, agrega que nuestros genes son idénticos a los del chimpancé. La historia del hombre inicia haca más o menos unos seis mil años con nuestros antepasados el gorila y el chimpancé, para darnos una idea podemos decir que compartimos información genética con los plátanos, las moscas, para ser más específicos con los conejos tenemos una similitud den un 80% de nuestro ADN, pero si vemos el humano comparado con el chimpancé la similitud es de un 999 por 1000, con esto vemos que nuestras especies son muy cercanas. Por sorprendente que parezca significa que para evolucionar a lo que somos actualmente pasamos por linajes que compartieron nuestros ancestros de los prehumanos, pre gorilas y pre chimpancés como lo mencionan los investigadores franceses Bernard Dutrillaux y Jean Chaline. Bajo esta premisa podríamos determinar que nuestras células contienen información genética de nuestros antepasados recientes, pero también de nuestra especie, un ejemplo de ello son el caso de algunos embriones en el vientre de la madre que a las tres semanas desarrollan una cola que posteriormente desaparece, de igual forma lo hacen las branquias, como vemos estos y otras manifestaciones de nuestros antepasados se activan y desactivan en algunas personas. Interesante punto de vista sobre la evolución de nuestra especie. En la siguiente entrega veremos las diferencias evolutivas de nuestra raza analizada desde “los rayos petrificados”.

Xalapa2000@hotmail.com

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores A.C. (REVECO).

Miembro de la Red de Escritores y Artistas por la Literatura. A. C.

Origen y vanidad

Alberto Calderón P.

La lejanía del tiempo nos lleva al antiguo dios de la mitología griega Eón, los romanos lo toman para si como un dios supremo, imparcial, es la representación misma del tiempo eterno sin principio ni final.

Así es la cronología del ser humano, no se sabe realmente cual fue su inicio y hacia a donde se dirige, estamos aquí ahora después de miles de años, somos partícipes de una fracción de la evolución de la tierra y de nuestra especie. La tierra para formarse lo que ahora vemos, se necesitaron miles de millones de años, en principio de nuestro sistema solar y por ende, de este nuestro planeta, una vez instalada, surgió un fenómeno hasta el momento único, la vida. Somos tan pequeños y lejanos a otros astros que no sabemos si existe vida en otros: planetas sistemas solares, galaxias e infinidad de formas astronómicas que descubrimos mientras la ciencia avanza a pasos agigantados para ver, no para ir a lugares remotos de nuestro universo. De lo que si estamos seguros es que en el nuestro se gestó entre los 4500 y 3500 millones de años, las bacterias y arqueas ellos fueron los primeros en llegar, organismos unicelulares y los estromatolitos, ellos fueron los primeros en liberar oxígeno mediante la fotosíntesis. La evolución condujo a la oxigenación de la atmósfera, sin embargo, ya existían las primitivas formas de vida antes de la llamada gran revolución del oxigeno hace unos 2500 millones de años, los organismos se empezaron a multiplicar con la presencia del oxígeno que les sirvió a su metabolismo, esta evolución generó organismos multicelulares y que se especializaron las células en funciones específicas, especializadas.

Pero que tiene que ver el origen de la vida explicada de forma tan general, con las flechas petrificadas, pues verán menciona el genetista francés Andre Langaney en su libro por cierto muy bueno, ameno y recomendable La historia más bella del hombre. Cómo la tierra se hizo humana. Menciona que el hombre no desciende del mono, dice categórico que el hombre es una variedad de mono, del que nos hemos querido desligar desde siempre viéndolo como un salto evolutivo en la historia del ser humano, agrega que nuestros genes son idénticos a los del chimpancé. La historia del hombre inicia haca más o menos unos seis mil años con nuestros antepasados el gorila y el chimpancé, para darnos una idea podemos decir que compartimos información genética con los plátanos, las moscas, para ser más específicos con los conejos tenemos una similitud den un 80% de nuestro ADN, pero si vemos el humano comparado con el chimpancé la similitud es de un 999 por 1000, con esto vemos que nuestras especies son muy cercanas. Por sorprendente que parezca significa que para evolucionar a lo que somos actualmente pasamos por linajes que compartieron nuestros ancestros de los prehumanos, pre gorilas y pre chimpancés como lo mencionan los investigadores franceses Bernard Dutrillaux y Jean Chaline. Bajo esta premisa podríamos determinar que nuestras células contienen información genética de nuestros antepasados recientes, pero también de nuestra especie, un ejemplo de ello son el caso de algunos embriones en el vientre de la madre que a las tres semanas desarrollan una cola que posteriormente desaparece, de igual forma lo hacen las branquias, como vemos estos y otras manifestaciones de nuestros antepasados se activan y desactivan en algunas personas. Interesante punto de vista sobre la evolución de nuestra especie. En la siguiente entrega veremos las diferencias evolutivas de nuestra raza analizada desde “los rayos petrificados”.

Xalapa2000@hotmail.com

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores A.C. (REVECO).

Miembro de la Red de Escritores y Artistas por la Literatura. A. C.

La intuición

Alberto Calderón P.

En el transcurrir de nuestra vida vamos encontrando senderos que se bifurcan formando dos rutas o más para llegar a la resolución de un destino, un problema, de forma correcta y resolver de inmediato algo circunstancial u otras formas en las cuales uno tiene que decidir qué hacer.

Le llamamos intuición, esta última palabra como muchas otras contiene compendios completos que otros seres han estudiado, ya Platón se ocupaba del asunto 400 años antes de nuestra era; cuando mencionaba que es el conocimiento absoluto de la identidad de la mente con el objeto de que conoce, les platico que no solo él. Todos nosotros la hemos usado. Solo que lo hacemos tan frecuente o sentimos que es algo tan nuestro que una vez resuelto su uso la olvidamos, otros pensadores han profundizado en su conocimiento. Descartes en la edad media mencionaba su significado con una frase hermosa, decía: “El conocimiento intuitivo es la iluminación del alma” destacaba que era una iluminación divina que representa la realidad, lo absoluto, pero vayamos a lo que el Premio Nobel Henri Bergson, destacado filósofo y escritor. Para él es una fuente de conocimiento inmediato. (Trato de sintetizar al extremo los conceptos para que tengan cabida en este artículo, sin sacrificar la idea central). Ya lo decía El gran psicólogo y psiquiatra Carl Gustav Jung que la gente hace uso de ella, me incluyo, la empleamos para decidir la ruta en algún campo desconocido. Y agregaba que debemos estar agradecidos por poseer esta facultad divina que nos otorga cierta luz sobre “lo que está más allá de las cosas”. Jean Charon es un físico y filósofo francés investigador del pensamiento humano, se introduce a fondo sobre el conocimiento molecular que nos compone (de lo que estamos hechos) y destaca la cantidad de información que guardan los electrones para comunicarse entre sí en un verdadero intercambio espiritual sobre el que descansa nuestra vida. A esto se le conoce como “campos mórficos”, su nombre se le atribulle a Rupert Sheldrake. Es muy interesante su propuesta que va de los intercambios, los contactos entre los seres humanos u otros elementos animales, vegetales u objetos que existen en nuestro plano de materialización. Ahí se genera al intercambio de información, es una forma de armonía, de equilibrio que abre el conocimiento. Parecería complejo pero la lógica y mi intuición me indica que debo seguir proponiendo la idea que este científico expresa y con esto concluiré, dejando la mayor parte de lo encontrado sobre el tema para una mejor oportunidad. Sheldrake argumenta que, al desaparecer un sistema organizado de nuestros componentes atómicos, el campo organizador desaparece de su sitio en donde se encuentra pero los campos mórficos no dejan de existir, son susceptibles de manifestarse nuevamente, en otros tiempos cuando las condiciones sean propicias, y guardan una memoria de sus existencias físicas anteriores.

Es por eso que surge el conocimiento intuitivo que contiene los campos vivos de los electrones que son portadores de un saber profundo para transmitir sus mensajes a nuestra conciencia.

Traté de ser lo más objetivo para explicar en unas cuantas líneas un tema amplio que espero continuar más adelante, por hoy dejamos que nuestra intuición nos guíe por senderos sensatos y certeros. Xalapa200@hotmail.com

Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores (REVECO).

Perros y gatos en la física cuántica

Alberto Calderón P.

Mi primera incursión escrita en la experiencia inicial como lector interesado en la física cuántica me lleva irremediablemente a mencionar un tema tan apasionante como complejo, y tratando de ser lo más objetivo o al menos sincero con lo leído les comparto algo acerca de estas dos mascotas que nos acompañan en nuestro recorrido por la vida.

Para iniciar les diré que los perros son seres que sienten, tienen niveles de inteligencia superiores a lo que muchos de nosotros creemos, uno de ellos es que cuentan con la capacidad de sentir las vibraciones sísmicas antes de que estas sucedan y su oído es muy superior al de los humanos, poseen una mejor visión pero sobre todo su olfato con una capacidad de identificar un olor y seguir su pista a grandes distancias, hablamos de kilómetros. Las capacidades de estos compañeros del hombre no las conozco a fondo pero si puedo mencionar que los especialistas mencionan que por su gran capacidad olfativa son llegados a considerar que “ven” los olores como si fueran imágenes, perciben esas moléculas que son las más complicadas de la química, perciben ese universo paralelo de los aromas, captan el miedo, disgusto, depresión, alegría a partir de las sustancias endógenas que genera nuestro cerebro como las endorfinas, endovalium, dopamina olores que capta y siente el perro. Dicen los científicos cuánticos que los perros con su olfato cuentan con una comunicación química que existe entre los átomos y las moléculas. Son capaces de sentir miles de moléculas de todo tipo de olores y sus sistema vomeronasal las potencializa. Todo esto es muy interesante pero ahí no queda todo, además su sistema quimiosensorial les abre las puertas para percibir el mundo emocional con su olfato. Las moléculas de los olores son viajeros en el tiempo, eso les permitiría una comunicación con el mundo subatómico que los humanos no percibimos, sus sueños son lúcidos y como los humanos acceden a otras realidades a universos paralelos.

En cuanto a una de las teorías más conocidas de la física cuántica es el experimento de Shorödinguer con el gato que se encuentra dentro de una caja, como la explicación es muy amplia para ser reseñada en este momento les invito a buscarla y leerla, así ampliarán con un texto complementario lo que aquí mencionamos. En todo caso si buscan y desarrollan la lectura habrán dado un paso más en su conocimiento pero también cabe la posibilidad de que ya lo conozcan, así contarán con un punto de vista con respecto a lo leído en este artículo, otra opción pudiera ser que no lo lean y no pasaría nada simplemente no conocerían los detalles del experimento, todas esas posibilidades semióticas también formarían parte de la diversidad cuántica que formaría parte de la experiencia de la decisión que cada lector pudiera ejercer al momento de realizar esta lectura. Por lo pronto me despido invitando a cada uno de los que se atrevan a leer sobre la información cuántica lo sorprendente y apasionante que es, pronosticando que en un futuro su aplicación transformará la vida como la conocemos, el tiempo lo dirá.

Xalapa2000@hotmail.com
Integrante de la Red de Comunicadores Independientes (REVECO).

Ferias y reinas martinenses

Maricarmen Delfín Delgado

El paraíso, un lugar tranquilo y hermoso donde se inició la vida con el primer hombre y la primera mujer, nos cuenta la Biblia, también se dice que es el lugar donde habitan las almas de los justos después de la muerte y gozan de felicidad completa en todas sus regiones.

Realmente, no es necesario llegar al final de la vida para entrar a ese mundo celestial, aquí, en el plano terrenal gozamos de un edén, una réplica del que tuvieron Adán y Eva, un paraíso con aroma y sabor agridulce que deleita los sentidos y exalta los sentimientos: Martínez de la Torre, el cítrico paraíso acurrucado entre el mar y la montaña, cobijado por el abrazo del Río Bobos.

Tierra bendecida con la fertilidad que se extiende en cada rincón de su territorio, la frescura y el verdor de su entorno pintan paisajes como obras salidas de diestro pincel, adornadas con cálidos colores de los frutos que la han puesto en un lugar privilegiado y de fama mundial.

Ciudad joven de historia antigua, que en el siglo XVI iniciaba como pequeña semilla en Los Llanos de Almería, ya en el siglo XIX brotaba como hermoso árbol que prometía ser frondoso y productivo en Paso de Novillos, para convertirse en municipio en 1882. En los albores de la Revolución Mexicana toma la categoría de villa para finalmente ser nombrada ciudad en 1956.

 En 1952 se realiza la primera feria agrícola, ganadera e industrial gracias a la iniciativa de don Manuel Zorrilla Rivera, con el respaldo de don Manuel Manterola y el general Manuel Ávila Camacho. Años después con esfuerzo y dedicación   el señor Zorrilla adquiere en 1974 un espacio propio para el gran recinto ferial. Digno espacio para la convivencia y el acercamiento familiar en este pueblo generoso y hospitalario que abrió sus puertas, y lo sigue haciendo, a hombres y mujeres con oportunidades de trabajo y progreso personal y colectivo.

El 18 de mayo de 1952 se anunciaba en el Semanario “La voz del trópico”, la importancia que tendría esta primera feria, también se hizo propaganda a través de la XEW y los principales diarios de la capital del país, gracias al apoyo y cooperación de empresarios, autoridades y la sociedad en general para recaudar el recurso económico ya que se calculaba tendría un costo de 100 mil pesos. Finalmente, este trabajo rindió frutos y la feria dejó de ser un sueño para convertirse en un proyecto bien consolidado.

Desde años atrás, el antiguo Paso de Novillos escogió a San Juan Bautista como santo patrono y protector del lugar, a quien se le atribuye el progreso y bienestar de la región, festejándolo con fiestas celebradas en el atrio de la parroquia, en solares, fincas y patios particulares, con gran jolgorio acompañado de comida regional y pequeños grupos musicales. Esta adoración sigue vigente hasta el día de hoy, con actividades litúrgicas, bailables, exposición artesanal y agrícola, y actividades culturales.

Como en todo gran evento no puede faltar la belleza femenina como marco que engalana el ambiente festivo, y esta tierra pródiga en dulzura frutal también lo es en sus mujeres, hermosas y altivas, de gran atracción como el aroma de los azahares, con hermosa sonrisa que deleita a propios y extraños como el más rico néctar de sus exquisitas naranjas. Por este sin fin de cualidades, no podían quedar en el olvido las primeras reinas que dieron galanura y presencia desde la primera feria martinense, se merecían un reconocimiento, el tributo que el cronista de la ciudad, el maestro Melquiades Castro Aguilar hizo para ellas con esta importante obra, recopilando, investigando minuciosamente como es su costumbre, la información que da cuerpo a la obra que hoy nos ocupa: Ferias y Reinas Martinenses.

Preocupado desde hace muchos años por el rescate y el resguardo de la historia de su terruño, ha trabajado incansable sorteando vicisitudes y obstáculos, aún con la salud quebrantada en algún momento no descuidó su valiosa labor, entregando cuerpo y alma a la recopilación cronológica de las huellas que han dejado los personajes que formaron esta tierra de oportunidades.

Escribir sobre las fiestas del pueblo y de aquellas hermosas mujeres que con su simpatía, gracia y personalidad dieron realce a las festividades dedicadas a San Juan, fue un compromiso pendiente, compromiso cumplido exitosamente con una valiosa publicación que quedará como testigo para las generaciones venideras de la pujanza y valía de los habitantes de Martínez de la Torre.

Nuestro cronista recopila datos, fechas y nombres de 29 chicas que altivas portaron la corona y el cetro como reinas de la feria, desde la primera representante que fue la señorita Elda Alarcón, para después enlistar los datos que le fue posible conseguir en su ardua investigación. Hijas de familias distinguidas y trabajadoras avecindadas en esta próspera población, dan cuenta de la importancia de su papel como soberanas representando el honor y la valía de la gente martinense. Nombres que traen gratos recuerdos quedaron registrados para la historia en este compendio, como Sara Salcedo Mújica, Bertha Vásquez Repetto, Dolores Sedeño, Adela López Moncada, Violeta Quiroz Galindo, María Luisa Pérez Gómez.

Desde la Antigüedad, la belleza femenina ha sido reconocida y admirada, diosas griegas, romanas y egipcias eran deidades extremadamente poderosas y veneradas, al igual, en las culturas mesoamericanas se adoraba este atributo con Xochiquétzal como símbolo. Así, como diosas de la belleza desfilaron ante cientos de ciudadanos Olga Pérez, María del Carmen López, Isabel Gómez, Antonia Alarcón, Martha Angélica Torres, Martha Manterola.

La lista es larga y, desde luego valiosa, la que encontrarán y se deleitarán al sumergirse en la lectura de Fiestas y Reinas Martinenses, obra que contribuye a la conservación del acervo histórico de esta importante ciudad citrícola y ganadera, con el estilo claro y directo que caracteriza la escritura de nuestro querido amigo, el maestro Melquiades Castro Aguilar, complementado con fotografías como testigos de la belleza de las soberanas evocando gratos recuerdos de aquella época. Tómenlo en sus manos, repasen cada página, disfruten este recorrido por el pasado   como en un día de feria.

Tsundoku

Alberto Calderón P.

A lo largo de la vida se van acumulando libros que llegan a la biblioteca, estos pueden ir llenando los estantes por diversas razones que van desde dar una vuelta por la librería, un paseo por un tianguis en donde encuentres libros de segunda mano estupendos, ir a la presentación de un nuevo libro y de muchas otras formas vas engrosando tu biblioteca, hasta que te das cuenta que necesitas un mayor espacio para colocar ese preciado tesoro del que no te quieres desprender.

De ves en cuando haces un repaso de tus libros y descubres que pocos o muchos de ellos no te ha dado tiempo de leerlos, sin embargo nunca falta la oportunidad de comprar algo de tu interés que nunca cae mal a tu anaquel personal, postergando lecturas que ya forman parte de tu acervo, pero como lo dice Kevin Mims en su artículo Hay una palabra para todos esos libros que has comprado pero no has leído, los libros que tienes en casa son como la representación simbólica de lo que tienes en mente, y si dejas de sentir curiosidad por las nuevas propuestas que contienen los libros, es como creer que conoces todo lo necesario en la vida y que las cosas que no conocen no producirán ningún cambio en ti. Eso va en contra de conocer y tener apertura a nuevas ideas.

A lo largo de la vida irás acumulando un mayor conocimiento acompañado siempre de un mayor número de libros, te encontrarás con la problemática al ver crecer tus estantes y que aún te falta mucho por leer al ver las filas de libros no abiertos, los japoneses le llaman a esto tsundoku, que porcentaje de los libros que tienes en tu biblioteca has leído, el porcentaje que se encuentra a la espera lo forman libros de consulta, regalos y algunos que llegaron a tus manos por diversos motivos, esos son los tsundoku.

En el caso de mi biblioteca tengo un gran número de libros de los cuales he leído una parte y los he dejado o leí lo que me interesaba de ellos y no serán terminados, esos libros deberían tener una categoría dentro de la lectura, entre ellos las biografías extensas que detallan con precisión la mayor información de sus biógrafos que resulta irrelevante.

En la reflexión de los libros leídos, cuando ves el lomo título y autor te remontas a momentos gratos, te hacen recordar los lugares en donde los leíste, el entorno en el que se dio, su aportación emocional, lo que aprendiste de ellos, pero siempre que veas los libros no leídos en tus estantes te encontrarás que cuentas con una gran cantidad de libros valiosos y que falta que conozcas los conocimientos y las enseñanzas de lo que aún no sabes y que debes aprender.

Para concluir quiero mencionar que es importante nunca dejar de leer, de sorprenderte con la lectura, de seguir adquiriendo libros unos para que los leas de inmediato, otros deberán esperar el tiempo justo para que los tomes en tus manos y te sorprendas con sus propuestas, el hábito de la lectura espero te acompañe toda la vida.

Xalapa2000@hotmail.com

El poder detrás de la cortina

Alberto Calderón P.

En nuestro imaginario siempre pasa el hacer de este mundo un lugar más equilibrado, en busca de la fraternidad, el amor propio y el de sus semejantes, un lugar en donde el bienestar, la salud y la alimentación alcancen para todos, un planeta donde sus habitantes cubran las necesidades básicas, pero al parecer no es así. El poder es superior, está por encima arrasando lo que no sea de su interés, no todo está perdido, siempre hay voces individuales y foros como el de Davos, donde se manifiestan participantes en favor de un mundo más justo, Recordemos que el poder siempre ha estado unido a lo largo de la historia, el diamante en bruto, la piedra angular es el control económico. Es la sombra tras la cortina, los poderosos del mundo, también han hecho cosas buenas, sin embargo su poder y dirección del futuro cercano está en sus manos, va más allá del interés del gran conglomerado humano.

Los poderosos de forma organizada se reunieron por primera vez en 1954, el objetivo era fraternizar la unión entre europeos y americanos, la reunión fue exitosa al grado de bautizarla como “El club Bilderberg” por el hotel que albergó la primera reunión, se encuentra en los países bajos. A la fecha se siguen reuniendo, ahora convertido en un enorme monstro. Su lado oscuro les favorece, cuentan con la tecnología de punta en desarrollo de las comunicaciones, tienen un profundo conocimiento sobre la ingeniería de la conducta (la manipulación). Sus hilos llegan a todas partes dice Manuel Estulin, autor del libro Club Bilderberg controlan el gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea, la Organización Mundial de la salud, el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones de gran envergadura.

Es desalentador saber que quienes mueven los hilos de la conducta, los valores, el consumismo y muchos otros tópicos de nuestra vida, está en manos de una coalición y que otro importante foro, incluso puede tener un vínculo con el antes mencionado, que se realiza en Davos Suiza, con el nombre de Foro Económico Mundial, una organización importante no gubernamental. Son muchos los puntos que se abordan en él, termina el 26 de este mes, pero entre lo que me llamó la atención se encuentran “las colaboraciones público-privadas” (CPP), eso me hizo pensar en el atraso económico en el que se encuentra nuestro país, un relativo desarrollo de las ciudades, y un abandono de las pequeñas poblaciones rurales.

En su página oficial mencionan que muchos gobiernos locales no tienen la capacidad de los recursos para llevar a cabo transformaciones urbanas para tener a las poblaciones más seguras y prósperas. La principal prioridad de la reunión es acelerar el progreso para resarcir el impacto de la pandemia y valorar los desafíos globales para crear una nueva era de crecimiento, construir sociedades más sanas y equitativas, salvaguardar la alimentación y aprovechar la cuarta revolución industrial.
Desde mi punto de vista la automatización de los procesos de producción desde la generación de insumos hasta el consumidor final en un esquema digitalizado en todo el proceso dejará sin empleo a miles de trabajadores, el reto será que hacer con esa mano de obra desempleada en una sociedad cada vez más industrializada. Debemos aprovechar las inversiones de capital privado para sacar adelante el rezago social, económico y ambiental o cerrarnos a las inversiones extranjeras siguiendo una economía de estado como la tuvimos en los sexenios de la vieja escuela populista.

Xalapa2000@hotmail.com
Miembro de la Red Veracruzana de Comunicadores (REVECO).