Quehacer Tuxtleco

  • ​¿Por qué tanto afán  de ser alcalde en municipios de Veracruz?
  • Servir o servirse del poder, ¿un dilema para muchos?

San Andrés Tuxtla

David de Guadalupe Guzmán Absalón

El 2017 será año de elecciones en los 212 municipios que conforman la entidad veracruzana, para lo cual ya se empiezan a mover las piezas, los aspirantes y los suspirantes al máximo cargo de sus municipios, un honor que muchos buscan, pero en los últimos treinta años, por lo menos, se ha visto más como un botín que una verdadera forma de servir a sus conciudadanos.

Lamentablemente, se ha marcado en los últimos ayuntamientos, de todos los municipios, donde los Alcaldes buscan beneficiarse, ya sea enriqueciendo sus arcas personales o beneficiando sus empresas, que para el caso viene a ser lo mismo, pues abusan de su poder para otorgarse concesiones o simplemente para crear nuevas empresas.

La lista es interminable, pues la población tiene conocimiento de ello, ver como de un funcionario menor, que fue tal vez auxiliar en una administración, ahora se convierte en el munícipe de su pueblo, con sendas casas, carros y todo lo inimaginable, pues por cada cosa que se ve, hay diez que no se aprecian por la población.

Los primeros que pretenden perpetuar esta situación son los mismos alcaldes en función, que buscan colocar a sus alfiles, para que de una u otra manera les protejan las espaldas por si algo no hicieron bien o no lograron comprobar, de tal suerte que sea quien le tape lo que está mal, pues ya  lo dice el dicho político “no hagas al que se fue lo que no quieras que te hagan”, buscando de esa manera protegerse.

Por eso es que regularmente no ponen al  más interesado en apoyar a su municipio, sino aquel que represente la continuidad de lo que han hecho, provocando con ello una verdadera rebatiña, pues los opositores quieren llegar al puesto para tal vez hacer lo mismo que el que va saliendo, pero por otra corriente.

Esto se puede ver en todos los municipios del estado, donde obedece a intereses políticos, principalmente que hacen que el interés mayor que sería el municipio, pase a segundo término, aunque ciertamente hacen cosas, estas son más obras de las llamadas de relumbrón que simplemente se notan pero porque son públicas y no porque beneficien realmente a un gran sector.

Lamentable también es ver como grandes empresarios que tiene mucho dinero quieren también andan en busca de las Presidencias Municipales, principalmente para expandir sus negocios y así incrementar el capital, o como lo dijo un ex alcalde, “ya soy rico, lo que quería es poder y ya lo tengo”,  dejando en claro que no buscaba más que su beneficio personal, al sentirse con poder.

Hay empresarios que se han sumado a esta gran causa de buscar las alcaldías, porque saben que si tienen una tienda de chicles, seguramente pedirán que los que consuma el municipio se les compre a ellos, de una u otra manera beneficiándose, siendo más lamentable para el pueblo, que desafortunadamente al ver pocas opciones de verdadero apoyo, votan por el que consideran menos malo o que les da más.

Ahora se elige a la popularidad, al que tenga más recursos, al que pueda aportar para la campaña e inclusive que dé al partido que lo respalde el pago de cuota por obtener la nominación a la candidatura, pues aunque no se crea, tiene que darle al de abajo, para tratar de enamorarlo y al de arriba, para negociar con él.

Hasta las candidaturas independientes tienen su norma, la cual también les obliga a dar, por ejemplo a través de una fundación que por tres años antes de la elección, venga repartiendo apoyos, candados que impiden que una persona común y corriente, que verdaderamente quiera apoyar al pueblo, llegue si quiera a la candidatura.

Hay mucho por hacer por cada uno de los municipios, en algunos casos más, por la pobreza que se presenta en ellos, pero en general todos requieren de algo, y lo primero que deberían de tener es una persona verdaderamente deseosa de trabajar por sus coterráneos y no para servirse del poder o la riqueza, que es lo que se ha visto en los últimos procesos electorales y que este próximo, no se ve que sea diferente.