Manantial entre arenas

  • Esperanza Velásquez Bringas

Alberto Calderón P.

Pionera del género de la entrevista hecha por mujeres en México, escritora, maestra, abogada. Una de las figuras femeninas representativas de la primera mitad del siglo pasado en nuestro país.

Nace en Orizaba el 15 de mayo de 1899, cursa su instrucción primaria a  preparatoria en su ciudad natal para seguir preparándose en la Facultad de Altos Estudios el antecesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la capital del país en donde se especializa en en esas asignaturas, posteriormente continua sus preparación en Mérida, Yucatán. Donde culmina la carrera de abogado. Desde la edad de los 18 años inicia su aventura en el periódico “El pueblo”. Por su condición de mujer la ubican para encargarse de la sección de salud, su escritura fácil a los lectores con un estilo ameno refresco de forma positiva. Tiempo después colabora en uno de los periódicos más importantes del país. Escribió con el seudónimo de “Hedda Gabler”. Pasó a dirigir la sección infantil, en un segundo momento pasó a hacer entrevistas que recopiló en un libro llamado Pensadores y artistas, publicado en 1922, en donde entrevista a José Vasconcelos, Carlos Mérida, Gabriela Mistral entre otros reconocidos personajes.

Dentro de su ejercicio periodístico siempre dejo plasmado su posición de creencias revolucionarias, defendió los derechos de las mujeres, tuvo principal énfasis en la educación y crianza de los niños, la maternidad, luchó por la atención prenatal, la nutrición, compartía las ideas de Felipe Carrillo Puerto en su visión con respecto a estos temas. Algunos autores la reconocen como una feminista postrevolucionaria. Siempre propuso la idea de la “mujer moderna” en una época plagada de misoginia, trató en todo momento de romper con el prototipo de la mujer sumisa, “ángel del hogar” idea arraigada en el porfiriato.

Esperanza misma era el prototipo de una mujer libre, trabajadora, comprometida, destacada en lo que hacía, abriéndose paso en un mundo que daba pocas oportunidades a las mujeres, por eso llegó a ser la precursora de la entrevista femenina, una mujer que le gustaba vestir a la moda y con gran capacidad intelectual lo que le permitía participar en los círculos intelectuales y políticos de la época.

En 1927 vino a México charles Lindbergh, famoso piloto aviador, el primero en cruzar sólo en un avión de Nueva York a París sin escalas, toda una hazaña para el momento y el Presidente Plutarco Elías calles le encargó a Esperanza Velásquez Bringas dar el discurso de bienvenida debido a su presencia y  capacidad oratoria.

Escribió el libro Rosa náutica en donde hace una compilación de sus viajes por Grecia, Egipto e Italia. Publicó varios ensayos sobre la Revolución mexicana y la ideología alemana. En su libro Japón describe la forma de vida, tradiciones y costumbres de esa lejana nación.  En El arte de la Rusia actual, deja ver su ideología personal, defendiendo abiertamente el régimen de esa nación. Escribe la obra México ante el mundo donde recopila los discursos del presidente Plutarco Elías Calles. Pero no sólo difunde su obra e intereses ideológicos también lo hace con una propuesta literaria en una antología para lecturas en las escuelas primarias llamada Lecturas populares en donde aparecen escritores como Alfonso Reyes, Simón bolívar junto a otros tantos representativos. Hace una obra conjunta Rafael Heliodoro compilando biografías de escritores nacionales e internacionales.

Cabe hacer mención que este es apenas un acercamiento a la labor de toda una vida dedicada a la sociedad, con muchas facetas interesantes, fue maestra misionera en Yucatán participando en la península como parte de la cruzada nacional para combatir el analfabetismo cuando en México existían más de doce millones de iletrados. Queda pendiente hablar de su fructífera labor de Directora de la Biblioteca Nacional dependiente de la Secretaría de Educación pública, así también de su actividad de defensora de oficio del fuero penal y otras actividades más.

Después de una vida dedicada al servicio, falleció en la ciudad de México el 15 de mayo de 1968.