Manantial entre arenas

  • ​“Beto” Ávila

Una de las grandes figuras del béisbol en nuestro país fue este singular bateador que hizo historia como segunda base en los importantes equipos donde participó, llevando siempre esa destreza para encontrar la pelota y mandarla del otro lado de la barda. Nacido en el puerto de Veracruz; conquistó el mundo del rey de los deportes con su bateo, gracias a la confianza que tenía de si mismo, y dedicación que tuvo toda su vida como el mismo lo mencionaba.

El puerto de Veracruz fue su lugar de nacimiento el 2 de abril de 1924. Su nombre completo fue Roberto Francisco “Beto” Ávila González. En sus inicios jugó con los “Pericos” de Puebla en 1943 destacando como el novato del año. Posteriormente jugó en otro de los equipos importantes de la Liga Mexicana de Béisbol, me refiero a los “Tigres” de México. También lo hizo con la Liga Invernal Veracruzana representando a los “Chileros” de Xalapa antes de embarcarse a su primera aventura como pelotero en la bella Cuba alternando con grandes figuras de la pelota caliente, estuvo a punto de conseguir el título de bateo en la temporada invernal del 46 en la Isla, lográndolo un año después con los “Pericos” del Puebla.

1949 fue un año crucial en la vida de “Beto” Ávila ya que fue contratado por “Los indios” de Cleveland, venía precedido de fama nacional, era un destacado bateador, había conquistado el título de bateo en 1947 en la Liga Mexicana.

Sus inicios en las grandes ligas no fue fácil, tuvo la desconfianza del dueño del equipo quien lo alineó en sólo 31 partidos y cuando lo hizo llegaba a batear después del débil octavo bat, seguido del pitcher; cuando ya tenían dos ponchados pasaba a la caja de bateo por lo que no tenía la oportunidad de contar con hombres en las almohadillas para producir más, pese a ello generaba unas 70 carreras por temporada.

En Historias y Relatos de México Alberto Sánchez comenta que era domingo, el estadio se encontraba repleto, el pitcher Ned Garver de los “Tigres” de Detroit le lanzó al bateador derecho el segunda base Beto Ávila de los “Indios” de Cleveland un verdadero rayo, una furiosa recta, con su vista de águila Beto conecta un tremendo batazo produciendo el último cuadrangular de la temporada 1954. Rompiendo con ello el record de la liga con 111 victorias gracias a su extraordinario trabajo, logrando conseguir el primer título de bateo para un jugador Latinoamericano en Las Ligas Mayores.

Podríamos hablar de muchas de sus grandes hazañas pero los números hablan por si mismos participó en las Ligas Mayores con Los “Indios” de Cleveland entre 1949 y 1958, un año después paso a los “Orioles” de Baltimore en 1959, ese mismo año pasaría a “Medias rojas” de Boston y finalmente a los “Bravos” de Milwaukee. Fue nombrado para el equipo ideal de las estrellas en los años 1952, 54 y 55. Campeón de bateo como lo mencionamos en 1954. Participó en once temporadas en las Ligas Mayores con un record de 1300 juegos.

Al regresar a su patria jugó dos temporadas, nunca jugó para el equipo del puerto El “Águila” de Veracruz. Fue Presidente Municipal de su natal puerto y de la Liga Mexicana de Béisbol. Falleció por complicaciones de diabetes a la edad de 80 años el 26 de octubre de 2004.