Piden atención por socavón en Platanar, desde hace un mes no hay paso vehicular

  • Se trata del camino que conduce a la planta de rebombeo de PEMEX «Mazumiapan».

Santiago Tuxtla, Ver.

Luis Manuel Toto Pólito

Desde hacen un mes habitantes del Platanar en el municipio de Santiago Tuxtla, no disponen de acceso vehicular a su localidad, debido al socavamiento que sufrió la carretera que conecta de Rincón de Zapatero con la planta de rebombeo de Petróleos mexicanos (PEMEX) “Mazumiapan”.
En el kilómetro tres se originó este corte carretero por el desgaste natural que provocaron las lluvias en un paso de alcantarillado.
Por este corte, se cerró la comunicación para unas cien familias del Platanar, además que quedó restringido el paso más cercano a la planta de rebombeo.
Los elementos del ejército mexicano que acuden a proteger la instalación, deben acceder por la comunidad de Francisco I. Madero en Santiago Tuxtla, o incluso por Mazumiapan de San Andrés Tuxtla, teniendo que ocupar mas tiempo del habitual.
Sin embargo, el problema es evidente para los de la localidad del Platanar, quienes gastan el doble en su transporte para poder llegar a Santiago Tuxtla, pero en caso de no utilizar unidades de alquiler, deben caminar por más de cuatro kilómetros para llegar a la localidad Rincón de Zapatero, donde rentan unidades de transporte.
Los habitantes solicitan al gobierno del estado y federal atención al camino vecinal, ya que de lo contrario estarían en la disposición de manifestarse en la delegación de política regional dependiente de la secretaria de gobierno de Veracruz, e incluso realizar esta misma acción en la carretera Santiago Tuxtla-Isla para ser tomados en cuenta.

¿Te imaginas que tu próximo móvil fuera transparente?

Fuente: Internet tuexperto La saga de películas de James Bond siempre ha mantenido una ventana al futuro a través de los gadgets imposibles de los que hacía gala el agente británico en sus historias. Desde un jetpack hasta un BMW por control remoto y un Aston Martin invisible. Todos nos reíamos entonces, pero, como hemos […]